¿Por qué usar luces diurnas en tu bicicleta?

En primer lugar, ¿Qué son las luces diurnas o luces de día para bicicleta?

Las luces de circulación diurna para bicicleta son luces que han sido pensadas para hacer más visible al ciclista durante el día y son equivalentes a las ya comunes luces de día de los coches. Para conseguir hacer más visible al ciclista incluso de día, estas luces cuentan con una gran potencia y una óptica específica.

Visibilidad, el principal motivo por el que usar luces de día

Cuando circulamos, las condiciones climáticas no siempre son perfectas, pudiendo tener cielos despejados, zonas de sombras, con árboles y arbustos, curvas, lluvia o incluso niebla, por lo que en ocasiones el ciclista se puede camuflar con el paisaje y no ser fácilmente reconocible por otros vehículos.

Según diversos estudios sobre luces de conducción diurna, un vehículo que circula sin luces de cruce durante el día es percibido a menos de la mitad de distancia que un vehículo que circula con las luces encendidas. Por esto, ya es obligatorio que todos los coches nuevos en Europa incorporen estas luces de serie. Además, estos estudios también mencionan la importancia de una luz de destello que capte la atención en la circulación y posicione de forma clara al vehículo. Por todo lo mencionado, lo idóneo y más aconsejable es usar luces diurnas que nos hagan visibles en cualquier situación y a cualquier hora, independientemente de las condiciones.

Luces diurnas en ciudad y carril bici

Estas luces son aptas en ciudad y carril bici, ya que proporcionan visibilidad extra durante el día para captar la atención de otros vehículos y transeúntes y prevenir así accidentes. Además, cuentan con modos de baja potencia específicos para su uso durante la noche, siendo importante para no molestar a otros vehículos y evitar deslumbramientos.